Cómo debe colocarse el equipaje en el interior del vehículo

Como debe colocarse el equipaje en el interior del vehículo

A la hora de analizar la reconstrucción de accidentes de tráfico es muy común ver, en periodos vacacionales, cómo el equipaje de los vehículos ha tenido cierta influencia en los percances. Ya vimos en su día cómo el equipaje afecta a la conducción y a factores como la distancia de frenado o el centro de gravedad del vehículo.

En esta ocasión, queremos poner el foco en cómo se deben colocar los distintos objetos del equipaje para minimizar estos problemas y que en caso de sufrir un desafortunado accidente las consecuencias sean las menos posibles.

La importancia de colocar bien el equipaje

De la correcta ubicación o no del equipaje en un vehículo dependen muchos factores pero sobre todo la seguridad de sus pasajeros. De hecho, lo primero que hay que tener en cuenta es no sobrecargar el vehículo, ya que un exceso de peso hace que un vehículo sea casi un 12% más lento, perdiendo agilidad y estabilidad y alargando la distancia de frenada entre un 15% y un 20%, dependiendo del tipo de asfalto.

Cómo debe colocarse el equipaje en el interior del vehículo

Consejos que pueden salvar vidas

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que dedicarle el tiempo que se merece a preparar el viaje de las vacaciones. Esto se refiere tanto a planificar y revisar el equipaje antes de salir, como a revisar los elementos del vehículo que puedan verse afectados por los mismos, como los neumáticos y su presión.

Si antes de salir se tiene una estimación del equipaje que se va a llevar en viaje, es más sencillo poder ubicar el mismo en el maletero de manera que en la parte inferior estén los bultos más pesados, y poder dejar en la parte más accesible elementos que se necesiten durante el trayecto (una pequeña nevera, herramientas, o la bolsa donde estén los accesorios o pasatiempos).

En medida de lo posible la carga debe cubrirse con una red, especialmente cuando sobresalga de la bandeja del maletero. Con esta medida evitaremos no solo que se desplace en caso de accidente, sino que reduciremos las opciones de que la carga acceda al interior del vehículo.

Por último, y en esta misma línea, un buen consejo cuando el coche no va repleto de personas es abrochar los cinturones de los asientos traseros que no estén ocupados. De esta manera se favorece que el respaldo de estos asientos aguante un posible impacto del equipaje haciendo la cabina más segura.