investigación y reconstrucción de accidentes

La importancia de utilizar una silla a contramarcha

Los expertos en reconstrucción e investigación de accidentes viales, se han encontrado con una terrible estadística que puede helar la sangre de cualquiera. Muchos padres y madres no colocan de forma correcta las sillas de retención infantil o usan sillas inadecuadas para la edad de sus hijos. La seguridad de los más pequeños durante la conducción es una de las mayores preocupaciones para madres, padres y cuidadores. Pero, al igual que la ropa o el calzado, los elementos de retención infantil se deben colocar y usarse de acuerdo a la edad, peso y estatura del ocupante.

Desde el momento del nacimiento hasta más o menos los 4 años de edad, la mayoría de los expertos recomiendan el uso de una silla a contramarcha. La anatomía de los más pequeños tiene una fragilidad de la que a veces no somos conscientes y en la que algunos padres pueden ser un poco más descuidados.

Según datos de la Dirección General de Tráfico, los sistemas de retención infantil son la garantía más eficiente de seguridad de los pequeños en la vía. España es uno de los países del mundo con mayor concienciación sobre el uso de sistemas de retención infantil con un 95% de uso en la población. Pero si enfocamos de manera diferente la realidad podremos llevarnos una desagradable sorpresa. Un 5% de la población no usa un correcto sistema de retención infantil. Aunque la mayoría de los conductores españoles tienen conciencia de la importancia de la silla para bebés, es fundamental promover un uso correcto de estos dispositivos. Especialmente para aquel 5% que no considera imprescindible el uso de los sistemas de retención infantil apropiados cuando viajan con sus pequeños en el coche.


Los SRI en la investigación y reconstrucción de accidentes

De acuerdo con los mayores expertos en seguridad vial, investigación y reconstrucción de accidentes, los SRI son el único método seguro para viajar en coche. Los sistemas de retención infantil previenen un 75% de las muertes por impacto en accidentes viales y un 90% de las lesiones a consecuencia de colisiones o vuelcos.

En un accidente de tráfico se puede generar una fuerza G equivalente a la generada por la explosión de una granada. Junto a ello, las lesiones cervicales, craneales o torácicas son generalmente mortales. En niños de hasta 4 años de edad, la presión a la que es sometida la columna cervical debido a la relación de peso entre el cuello y la cabeza es muy peligrosa. 

La Alianza Española para la Seguridad Vial Infantil considera que la silla a contramarcha y en el asiento trasero, es la mejor medida de protección. Colocar a los pequeños en una posición contraria a la inercia del movimiento, previene los ‘latigazos’, es decir, los movimientos violentos de la cabeza. Llevar correctamente a nuestros niños en el coche es imprescindible incluso en los trayectos más cortos y de menor distancia. Un 90% de los accidentes ocurren en un radio no mayor a 50 km del hogar, por lo que desde reconstrucción e investigación de accidentes recalcamos la importancia de informarse sobre el uso correcto de estos dispositivos.