Accidente tráfico

El culpable en un accidente de tráfico, principales claves

Un accidente de tráfico es un dolor de cabeza, se mire por donde se mire. Siempre será un inconveniente que no solo logrará amargarnos el día, sino que en algunos casos, nos costará mucho dinero. Y no solo hablamos de las reparaciones a nuestro propio coche, sino de las indemnizaciones que tendremos que hacer a terceros, si hemos sido los culpables del accidente vial.

Cuando tenemos una colisión con otro coche, una de las primeras tareas (¡luego de lamentar nuestra muy mala suerte!) es asignar el culpable del accidente y en ello intervendrán, por lo general, la policía, la otra parte involucrada, testigos y las empresas aseguradoras.

Las aseguradoras necesitan quién ha sido el responsable de un siniestro, para ello se aplica la máxima legal de proteger al sujeto pasivo y al débil. Por regla general, es responsable quien inicia la acción que tiene como consecuencia un accidente.


Principales causas de los accidentes de tráfico

Es justo decir, que nadie se ve involucrado en un accidente voluntariamente. Pero, existen una serie de conductas que son típicamente, las primeras causas de accidentes:

  • Conducción a una velocidad inadecuada: Los reflejos tienen menor capacidad de actuar, la visión es más limitada y el control del coche se hace mucho más difícil.
  • Conducción distraída: No prestar la suficiente atención al coche y al camino genera accidentes. El móvil es, generalmente, el distractor número 1 en la conducción.
  • Fatiga y medicamentos: La capacidad de reacción ante imprevistos se enlentece cuando hay una situación de fatiga o somnolencia inducida por medicamentos.
  • Conducir bajo alcohol y/o drogas: La intoxicación que produce el alcohol o drogas, impide reaccionar de manera adecuada, así como la percepción de distancias, giros o velocidad. 
  • No respetar la distancia entre coches: No respetar la distancia prudencial entre coches, es muy probable que impida una correcta reacción a un frenado brusco o un giro intempestivo.
  • No prestar atención a las señales de tráfico: Quien va en una vía pública, se fía que los demás acatarán las señales de tráfico. Incumplirlas, es generalmente causa de accidentes

Deteminación a priori de la culpabilidad

Hay situaciones que indican, a primera vista, quien ha sido el culpable de un accidente. Estas pueden ser:

  • Colisión contra un coche aparcado: Conductor activo= CULPABLE. Los coches detenidos, aún aparcados en zonas prohibidas, nunca son culpables de una colisión.
  • Colisión posterior: Coche con daños en la parte delantera= CULPABLE. Aunque el coche delantero haya frenado bruscamente, si se ha guardado la suficiente distancia, el accidente puede evitarse. 
  • Colisión en Rotonda: Conductor del carril más interno= CULPABLE. Se supone que el que invade el carril más externo, trata de salir de la rotonda y es el culpable.
  • Colisión lateral: Conductor que invadió el carril= CULPABLE. Un coche que invadió un carril, actúa de manera agresiva y el otro coche de manera defensiva. 

En general, es muy importante seguir las normas al conducir, no queremos estar involucrados en un accidente…¡y mucho menos ser quien corra con los gastos!