Estado frenos coche

Cómo saber si nuestros frenos están en buen estado

¿Te has detenido a pensar en la importancia que tiene el sistema de frenado dentro del funcionamiento del coche? La seguridad del automóvil como sistema de transporte, descansa en muy buena parte en la eficiencia de los frenos. 

Cuando un coche se desplaza, implica el movimiento de miles de kilogramos que suman velocidad y momento, que acumula inercia y que necesitan de fuerzas igualmente grandes para detenerlo. Para aminorar la marcha o detener por completo un coche, se utiliza un sistema que actúa mediante la fricción para detener las ruedas.

El sistema de frenos está compuesto por varios artefactos eléctricos y mecánicos que lo activan y desactivan a demanda del conductor. Hay muchas variantes, pero en general, está compuesto por: bomba de frenado, pedal de freno, disco, pastillas o tambores y líquido de frenos. En la mayoría de los coches modernos se ha instalado el sistema ABS que permite que las ruedas frenen de manera secuencial y alternada.

Existen variantes  electrónicas y automatizadas en los coches de modelos más recientes, pero a groso modo estos mecanismos están presentes en todos los modelos. 


La revisión periódica de los frenos como factor clave

La revisión periódica del funcionamiento de los frenos, es una de las principales recomendaciones para asegurarnos de su correcto desempeño. Esta revisión, es conveniente hacerla, por lo menos, una vez al año o cada 10.000 kilómetros recorridos. Otros indicadores que los frenos necesitan ser revisados son:

  1. El pedal de freno necesita se presionar con más fuerza o llegar más profundo para detener completamente el coche.
  2. Se sienten vibraciones en el volante al momento de frenar.
  3. Se oyen pequeños ruidos de chirridos al accionar el pedal.
  4. El freno de mano se debe subir más del nivel habitual al aparcar. 
  5. El líquido de frenos baja de nivel con más frecuencia, llegando al mínimo con mayor frecuencia.
  6. Ha pasado más de un año desde su última revisión.
  7. Se observan y/o se sienten ranuras en el disco de freno.

La importancia de un correcto mantenimiento

Si se observan alguna de estas señales inequívocamente,  los frenos necesitan ser revisados y para ello, se debe acudir a un taller especializado en frenos. El mantenimiento del sistema de frenos consiste, habitualmente, en el cambio de las pastillas, discos y purgado del sistema de inyección de líquido de frenos.

En casos más graves, las reparaciones pueden consistir en reemplazo de piezas mecánicas, de la bomba de frenos o reconfiguración del sistema electrónico. Debemos además tomar en consideración que nuestra revisión periódica del sistema, nos da la tranquilidad de saber que los frenos funcionan correctamente. 

Nuestra manera de conducir, puede alargar o acortar la vida útil de los frenos. Si solemos hacer frenados bruscos, prolongados o innecesarios, aceleramos el proceso de desgaste de las pastillas y del sistema. 

Debemos de igual modo, utilizar el líquido de frenos recomendado por el fabricante y tratar en lo posible de usar productos de alta calidad. El uso de las marchas para reducir velocidad, es una técnica que ayuda a prolongar la vida de los frenos. 

La inspección técnica de vehículos, revisa el estado del sistema de frenos a fin de otorgar el permiso de circulación. Pero por encima de la obtención de este certificado, debemos interiorizar que del correcto funcionamiento de los frenos, depende nuestra vida y del resto de las personas involucradas en la vía. Desde Reconstrucción de Accidentes de Tráfico recomendamos la correcta monitorización y mantenimiento del sistema de frenos de nuestro vehículo como forma preventiva frente a posibles accidentes de tráfico.