neumático seguro

Cómo saber si tus neumáticos son seguros

Cientos de factores son importantes para el correcto funcionamiento de un coche.  Un coche, es un sistema diseñado para funcionar de manera sinérgica y coordinada. Desde un fusible del encendido a un pistón del motor, son importantes para que el coche funcione.

Sin embargo, hay parámetros que participan en la función ulterior del coche: transportarnos de forma segura. 

Cuando vamos periódicamente a la inspección técnica del vehículo, un perito especializado controla que estos indicadores de seguridad funcionen correctamente para, entre otras cosas, asegurarse que el coche no representa un riesgo para el conductor y el resto de la población. Pero, por encima de que pasemos o no la inspección, debemos tener siempre presente, que conducir un coche es una comodidad que representa un alto grado de responsabilidad.

Los frenos, las luces y especialmente, el estado de los neumáticos son un indicador de un nivel de funcionamiento seguro de un coche. Aunque también hay otros elementos de uso frecuente a los que no le solemos dar la suficiente importancia, como los limpiaparabrisas.


La importancia de los neumáticos

Los neumáticos son a un coche, lo mismo que un par de zapatos a una persona. Cada modelo de coche tiene una indicación específica de neumático. El ancho, alto, radio y tipo de configuración de la banda de rodadura, son específicos de cada coche y de cada utilidad.

Podemos enumerar decenas de combinaciones de usos múltiples de coches y neumáticos. Cada fabricante, establece unas recomendaciones que deben seguirse, así como los consejos de profesionales del sector.

Los valores que debemos tomar en consideración a la hora de evaluar el estado de nuestros neumáticos son: nivel de inflado, desperfectos visibles y estado de desgaste de la banda de rodadura.

El nivel de inflado, se mide con un pequeño aparato que mide la presión interna del neumático. Cada modelo tendrá su rango de presión adecuada, de acuerdo a una cantidad de factores que incluyen el peso de la carga, tiempo de uso, estado de las vías, etc.

La verificación visual de desperfectos, permitirá comprobar elementos de deterioro como fisuras o elementos extraños que hayan pinchado la banda, estado de los bordes y otros detalles, a veces imperceptibles por el ojo inexperto; por ello, se recomienda que esta inspección sea hecha por un técnico profesional.


Mantener los neumáticos en sus niveles correctos

El estado de la banda de rodadura se hace siguiendo los indicadores que trae cada neumático. Legalmente, un ancho de rodadura inferior a los 1,6 milímetros no es permitido para circular. 

Los neumáticos, traen unos tacos de caucho o unos indicadores que señalan cuando se está próximo a llegar al límite legal. No obstante, llegar a este límite nunca es lo más recomendable, pues, como ya hemos dicho, cada neumático está destinado a un uso específico. Por ejemplo, un neumático que se usará en la lluvia, nieve o transporte de carga pesada, necesitará que el desgaste de la banda de rodadura no baje de los 4 mm. 

Es crucial mantener el buen estado de los neumáticos, ya que ello representa mayor desempeño y menor probabilidad de derrapes, colisiones o accidentes. Un buen mantenimiento puede alargar la vida de nuestros neumáticos. Recuerda que la seguridad debe ser siempre la prioridad número 1.