Consejos a tener en cuenta para evitar accidentes dentro de un temporal

Consejos a tener en cuenta para evitar accidentes dentro de un temporal

Vas conduciendo por la carretera y de repente, ese par de gotas en tu parabrisas comienzan a incrementarse hasta que te percatas que está cayendo un torrencial aguacero. Normalmente, esta situación no debe preocuparnos demasiado. No obstante, según la Dirección General de Tráfico, durante las lluvias, la incidencia de accidentes se incrementa en un 70%.

Existen varias razones para que una fuerte lluvia aumente el ratio de accidentes viales.


Se afecta la visibilidad del conductor

Las gotas de agua en el parabrisas actúan como puntos de difracción de la luz, lo que impide que el conductor pueda distinguir los contornos de los objetos, percibir su movilidad y en algunos casos que el campo visual sea de unos escasos metros.

Esto aumenta sensiblemente durante la noche, el reflejo de la luz de los otros coches se refleja de forma aumentada, distorsionada y desordenada, de modo que puede causar, en algunos casos, cegueras temporales en el conductor.

El efecto de profundidad y la relación visual entre el asfalto, las líneas divisorias de la carretera y las señales de tráfico se distorsionan. Además, se crea un efecto tubular en la visión que elimina, casi por completo, la visión horizontal y panorámica.

Si las escobillas limpiaparabrisas estas deterioradas o no funcionan, el factor de riesgo se multiplica. Del mismo modo, parabrisas sucios, manchados, o defectuosos, son más propensos a ser causantes de accidentes. 


Se afecta la capacidad de frenado y de agarre de los neumáticos

Los neumáticos, tienen un patrón de dibujo en la superficie de la banda de rodadura. La función de este diseño, es expulsar el agua que se crea entre el neumático y el suelo, a fin de permitir un mayor agarre. 

El agua crea una película que impide que el neumático pueda aferrarse a la carretera y permitir movimientos bruscos o incluso frenar por completo. 

Si el neumático no cumple con las condiciones mínimas de profundidad de éstas ranuras de dispersión de agua, el efecto del coche al tratar de esquivar un obstáculo o frenar, será el mismo que un patín en el hielo. 

Depresiones en la carretera, pueden causar que se acumule agua en forma de charcos. En éstos, el coche puede deslizar, derrapar o incluso volcarse. 

Paradójicamente, el mayor riesgo en este sentido se presenta con las primeras gotas o con lluvias tenues. La carretera, normalmente tiene en su superficie aceite, combustibles, arenisca y otros elementos, que mezclado con pequeñas cantidades de agua, puede ocasionar que la capa de agua sea peligrosamente deslizante


Arrastre de elementos extraños, caídas de árboles y otros obstáculos

Un fiel acompañante de un temporal es el fuerte viento, éste puede ser un causante de desprendimiento de elementos circundantes. Ramas de árboles, postes, señales viales y otros componentes, pueden caer de forma intempestiva causando accidentes.

Por otro lado, la lluvia arrastra elementos extraños como hojas, piedras, basura y otras piezas, que pueden impedir la gobernabilidad del coche e incluso puede causar daños como pinchazos, rotura de parabrisas u otros de mayor consideración.


Qué hacer durante un temporal

  1. Mantener la calma. Un temporal es un hecho cotidiano en algunas regiones. Por lo tanto, no debe perturbar nuestra calma al conducir. Nuestra respuesta ante el peligro es siempre más positiva al estar calmados
  2. Reducir la velocidad. Los factores de riesgo se incrementan vertiginosamente a altas velocidades.
  3. Incrementar la distancia con otros coches. Debido a la perturbación del sentido de profundidad y la respuesta ante el frenado: a mayor distancia, mayor tiempo de reacción.
  4. Mantener el parabrisas y escobillas en buen estado. Esto es crucial para la visión.
  5. No frenar ni girar el volante bruscamente ante charcos. Esto puede causar que el coche deslice o sea ingobernable.
  6. Encender las luces bajas o las de niebla, esto alertará de nuestra presencia en el camino a otros conductores.
  7. Si el temporal es muy fuerte y se tiene la sensación de no poder conducir, lo mejor es detenerse en el primer lugar seguro que se encuentre y esperar hasta que la lluvia aminore o cese.  

En todo caso, recuerda que siempre será mejor llegar más tarde que no llegar. ¡Cualquier precaución es corta cuando hablamos de nuestra seguridad!